Espiritualidad Budista Shin

ABRAZADO POR LA LUZ INFINITA

PORTAL E INDICE
VEN TAL COMO ERES
NUESTRO HOGAR VERDADERO
NEMBUTSU
RENACIMIENTO ESPIRITUAL
PRECEPTOS E ILUMINACION
NUESTRO PROPOSITO
OIR LA LUZ
ESTA ORILLA, OTRA ORILLA
NATURALEZA DE BUDA
EL CAMINO CENTRAL
¿QUE ES LA ILUMINACION?
SALVACION BUDISTA
PRACTICA NO-DUAL
COMPASIÓN VERDADERA
PROPIO PODER Y OTRO PODER
GRATITUD EN MI VIDA
FE VERDADERA
OIR Y TRANSFORMARSE
EL UNIVERSO Y YO
BUDISMO COTIDIANO
ABRAZADO POR LA LUZ INFINITA
ENSEÑANZA BASICA
EL TANNISHO: REFRANES DE SHINRAN
¿QUE ES EL BUDISMO SHIN?
SALON DE LECTURA
VOLVER Y OTROS ENLACES

.....La mujer continúa diciendo:

 

He estado hacienda juicios todo el tiempo,

Preguntándome: «Es éste el camino, o aquél?»

Pero, al final, ya no había juicios que hacer.

Todo era dado completa y libremente por el Oya-sama (Gran Padre-Madre).

¡Qué agradecida me siento! Namu Amida Butsu.

 

«Hacer juicios», o hakarai, es calcular o hacer planes con un propósito; en esto se basan el esfuerzo y la motivación humanos. Preguntarse: «¿Es éste el camino, o aquél?» y «¿Qué debería hacer?» es emitir juicios o discriminar: éste es un esfuerzo de carácter moral.

 

Afirmar que deberíamos hacer por librarnos de todas estas cosas tampoco resulta acertado. Pensar en tales términos es ya entregarnos a los manejos del poder-propio. Éste es el punto más difícil. Pero esta mujer analfabeta lo comprendía perfectamente, pues admitía: «He estado haciendo juicios todo el tiempo, preguntándome: «¿Es éste el camino, o aquel?». Pero, al final, ya no había juicios que hacer. Todo era dado completa y libremente por Oya-sama. ¡Qué agradecida me siento!». Y a continuación prosigue:

 

 Debido a mi ceguera e importancia,

El amanecer me llegó a través del poder de Oya-sama.

¡Qué agradecida me siento! Namu Amida Butsu.

 

Este amanecer, algo que se rompe y que surge desde una región desconocida cuando nos hallamos sumidos en la desesperación cuando no sabemos qué hacer, es lo que hace que la luz atraviese iluminado nuestras mentes.

 

Estaba completamente ciega y yo no lo sabía.

¡Qué vergüenza haber pensado que estaba en lo cierto!

Pensaba que el nembutsu que yo recitaba era cosa mía,

Pero no lo era: era la llamada de Amida.

¡Qué enormemente agradecida me siento! Namu Amida Butsu.

Ahora que estoy convencida de hallarme irremediablemente

Destinada

Al camino que conduce al infierno,

Ni la Tierra Pura ni el sendero torcido significan ya nada para mí

 

En tanto que somos seres relativos, nosotros estamos irremediablemente destinados a lo que los budistas llaman el sendero torcido, del cual no tenemos modo de escapar. Pero incluso estando destinados a este sendero torcido, aunque podamos estar viviendo en medio de ese sendero, estamos justo en el centro de la Tierra Pura. Cuando uno se da cuenta de esto, puede responder como lo hace esta mujer. Para ella, ni la Tierra
Pura ni el infierno, ni siquiera el purgatorio –sea esto lo que fuere –tiene ningún significado. Ella se halla ahora por encima de la Tierra Pura…Concluye así su pensamiento:

 

¿A quién debo mi presente estado de ánimo?

Al fundador, Shinran, y a su sucesor, Rennyo.

Bajo las enseñanzas de estos líderes espirituales,

He llegado a obtener esta comprensión.

Este conocimiento ha llegado a través de todos los buenos

      Maestros

Que han transmitido con éxito estas enseñanzas.

¡Qué gran mérito gran mérito el de todos ellos! Namu Amida Butsu.

Mientras me invade la preocupación por mis asuntos cotidianos,

Sintiendo inquietud por mis anhelos y defectos,

Estoy, todo el tiempo, acompañada por el mismísimo Amida.

¡Qué agradecida me siento! Namu Amida Butsu.

 

Por supuesto, la vida cotidiana está llena de preocupaciones, miedos y ansiedades. Vivimos con inquietud en medio de todos estos problemas, mientras que estas dificultades no afectan en absoluto a los myokonin. Ellos padecen los mismos problemas ordinarios que nosotros, pero no se hallan limitados por éstos; son capaces de librarse a sí mismos. Limitados y, aun así, libres. Esto es lo que quiere decir esta mujer cuando dice:  <Estoy todo el tiempo acompañada por el mismísimo Amida». Si ella no tuviese ansiedades, miedos y preocupaciones, nunca podría decir: «…todo el tiempo acompañada de Amida». Ésta es la parte más importante y significativa, y todas las experiencias religiosas, todas las enseñanzas religiosas, apuntan hacia este hecho. En palabras de esta mujer: «Aun estando en estrecha relación filial con Amida, no puedo evitar, de vez en cuando, ser perturbada por pensamientos torcidos.»

 

….Mi tiempo siempre trascurre junto a Amida,

     No importa cuán inesperadamente pueda ponerse el sol.

     ¡Qué agradecida me siento! Namu Amida Butsu.

     Gratitud y veneración son el favor que se me otorga, Namu Amida Butsu.

 

¡Qué extraordinaria declaración de fe Shin y de comprensión del budismo! Intelectualmente hablando, si uno está siempre en compañía de Amida y conciente de la presencia del Otro-poder, ¿Cómo es posible que uno albergue o acaricie malos pensamientos o que sienta repugnancia de si mismo? Pero esto no es sino un ejemplo de la razón cuestionando la fe religiosa. El problema de la intelección es su incapacidad para hacer frente a la ambigüedad y la contradicción que se dan continuamente en la vida. A pesar de estas contradicciones, los myokonin están agradecidos y llanos de alegría por todas sus experiencias….

 

                                                           ---D.T. Suzuki

                                                           Extracto del Buda de la Luz Infinita

 

Namu Amida Butsu